viernes, 13 de julio de 2018

Energía alternativas sustentables y sustentables

QUE ES LA ENERGÍA

Para la Física la energía representa “la capacidad de realizar trabajo”. Entonces, un cuerpo posee energía cuando es capaz de realizar trabajo. Por ejemplo, una persona es capaz de realizar el trabajo de levantar un objeto pesado debido a la energía que le proporcionan los alimentos que ingiere. Del mismo modo el vapor de agua de una caldera posee energía, puesto que es capaz de efectuar el trabajo de mover las turbinas de una planta de generación eléctrica.

ENERGÍAS ALTERNATIVAS

Cuando hablamos de energías alternativas nos referimos aquellas que a diferencia de las energías convencionales usan como fuente de generación recursos renovables y poseen una fuente prácticamente inagotable en relación al tiempo de vida del hombre en el planeta. Se producen de manera continua, por lo que no se agotan, y tienen su origen en los procesos ambientales y atmosféricos naturales: el viento, el sol, los recurso de agua, la descomposición de la materia orgánica, el movimiento de las olas en las superficie del mar y océanos, el calor de la tierra son fuentes de energías alternativas.

VENTAJAS DE LAS ENERGÍAS ALTERNATIVAS

- Mínimo impacto sobre el medio ambiente

- Utilizan recursos que no se agotan y tecnologías limpias en su producción.

- Generan disminución de la dependencia energética

- Los impactos que producen son pequeños, de fácil minimización

- No generan residuos difíciles de tratar, ni gases contaminantes como lo hacen los combustibles fósiles.

- Generan fuentes laborales en su construcción, mantenimiento y explotación.

ENERGÍAS CONVENCIONALES

En contraposición tenemos los combustibles fósiles (carbón, petróleo, uranio y gas) usados por las energías convencionales, que tienen un tiempo de vida determinado, se agotan y su utilización ocasiona graves impactos sobre el medio ambiente. Los hidrocarburos son combustibles de alto valor energético, pero su combustión introduce una variedad de contaminantes en la atmósfera.

martes, 3 de julio de 2018

10 nuevos proyectos hidroeléctricos podrían generar 1.500 MW en Bolivia, según estudio de CAF

La entidad financiera impulsó el estudio que identifica un total de 216 nuevos proyectos potenciales de generación de energía eléctrica en el país.

(La Paz, 02 de julio del 2018).- Con el propósito de explorar el potencial de Bolivia para la generación de hidro-electricidad, CAF –banco de desarrollo de América- Latina presentó un estudio que identificó 216 nuevos proyectos hidroeléctricos, de los cuales prioriza 10 que podrían generar cerca de 1.500 MW de energía hidroeléctrica, con una inversión aproximada de USD 3.500 millones.

El estudio financiado por CAF y OFID, fue elaborado por la empresa consultora Poyri y contó con el apoyo técnico del Ministerio de Energía, el CNDC y ENDE, bajo la coordinación de la Dirección de Análisis y Estrategia de Energía de CAF. Sus resultados fueron presentados a las autoridades del Ministerio de Energías, ejecutivos de la Empresa Nacional de Electricidad (ENDE) y otros profesionales vinculados al sector energético del país, en presencia del vicepresidente corporativo de Infraestructura de CAF, Antonio Pinheiro, quien destacó la importancia de la producción de energía a partir de la construcción de plantas hidroeléctricas.

“Energía y desarrollo caminan de la mano, y a pesar de que hoy tenemos una multiplicidad de fuentes de energía, la hidroeléctrica sigue siendo una de las formas más importantes, y Bolivia tiene un gran potencial”, destacó Pinheiro.

El jefe del Departamento de Estudios de Proyectos Hidroeléctricos de la consultora, Alexander Arch, explicó que se identificaron 216 nuevos proyectos potenciales en Bolivia, sin tomar en cuenta los que se encuentran en construcción y operación; de los cuales se eligieron a los 10 principales (cada uno con un potencial de producir entre 100 y 300 MW), por su factibilidad y relación costo y beneficio, los mismos que demandarían menor tiempo de construcción e implementación y representarían menores costos de afectación para la población, es decir los que suponen menores riesgos sociales y medioambientales.

Arch destacó que el trabajo se inició en abril de 2017 y que en las dos primeras fases se identificaron 23.170 ríos, conforme a la revisión topográfica, hidrológica y de la red fluvial del país; además de un potencial técnico aprovechable remanente de alrededor de 40 GW. La decena de proyectos potenciales identificados, corresponden al sector bajo del país y dependen de los caudales de las cuencas nacionales del Beni, Mamoré, Tarija y Pilcomayo; y de los ríos Altamachi, Ivirusu, Amaguaya, San Pedro, Chayanta, Tarija, Mapiri, Chimoré, Alto Beni y Pilcomayo.

La directora representante de CAF en Bolivia, Gladis Genua, destacó la importancia de los resultados obtenidos por el estudio y señaló que estos serán útiles para que el Ministerio de Energías y ENDE puedan aprovechar el potencial hidroeléctrico de Bolivia y priorizar proyectos que permitan abastecer el mercado interno y de exportación.

“Nos interesa profundizar nuestro apoyo al sector de energía en Bolivia porque creemos que existe un potencial muy grande en el país en inversiones para generar energías renovables y abastecer tanto la demanda interna como las posibilidades de exportación a los países vecinos”, manifestó Genua al ofrecer apoyo financiero y técnico a este sector estratégico de la economía nacional.

A su turno, el ministro de Energía, Rafael Alarcón, agradeció a CAF por impulsar el estudio del potencial hidroeléctrico en el país, destacando su importancia para Bolivia, que tiene el propósito de convertirse en el centro energético de la región. Indicó que se trata de los comienzos del potenciamiento de la exportación de energía de Bolivia, cuyo potencial de producción es de 40.000 megavatios.

“Las necesidades energéticas de la región son grandes, y con la colaboración de CAF podremos hacer realidad nuestro propósito de contribuir al desarrollo de este sector en la región”; añadió el Ministro al dirigirse a los presentes.




lunes, 25 de junio de 2018

Incentivan cuidado ambiental con empleo de energía solar

Los municipios de Baure, San Ignacio, San Javier y San Andrés del departamento de Beni se convirtieron en las primeras poblaciones adiestradas en el uso de tecnología solar. Con este fin fueron entregadas 133 cocinas solares a familias de las tres comunidades, con lo cual se busca contribuir al cuidado del medioambiente y emprender proyectos productivos.

El proyecto de Cocinas Solares en la Amazonía, un trabajo en conjunto de varias instituciones y entre ellas el Centro de Investigación y Promoción del Campesinado (Cipca) de la regional Beni, busca que mediante el aprovechamiento del sol en la elaboración de alimentos se mejore el bienestar de la población amazónica, además, el ahorro del uso de leña beneficia al cuidado del medioambiente por la reducción de la producción del Dióxido de Carbono (CO2).

Las mujeres a pesar de indicar que en un inicio no fue fácil la adaptación a la nueva tecnología solar, concluyen que una vez que se conoce y pone en práctica los conocimientos adquiridos en las capacitaciones brindadas por el Cipca es posible aprovechar las cocinas solares hasta en cuatro funciones.

Entre las funciones se destacan: la cocción de alimentos; como horno solar para elaborar pan y otros alimentos; como caja térmica que acumula calor, previa exposición al sol y así se puede cocer los alimentos durante la noche o en días nublados; y por último, sirve para la deshidratación de frutas y semillas que posteriormente venden en el mercado. En este último beneficio las mujeres hallaron una herramienta para generar mayores ingresos económicos e innovar en la parte productiva de su trabajo.

Cipca Regional Beni junto a las instituciones Soluciones Prácticas, Inti Illimani y Plataforma Boliviana Frente al Cambio Climático llevan adelante el proyecto “Cocinas Solares en la Amazonía Boliviana” que cuenta con el apoyo económico de Christian Aid.